15 junio 2009

A quien corresponda

México D.F. a 15 de Junio de 2009

A quien corresponda:
 
Adiós mi agridulce pecado. Para siempre adiós.
Con todo mi pudor:
Flor Venado

5 comentarios:

  1. Ahaaa.... ok quien fue??? hahaha Marianita duele leer estos parrafos pero a la vez reconforta. Suena a que haz crecido horrores.

    Buen blog, tienes talento. Recuerda tu promesa.

    Yours now and always.

    ME.

    Josue.

    ResponderEliminar
  2. hola despues de leer tu blog solo puedo desir que aun tenemos que albergar el caos en nuestro interior para dar a luz a una estrella danzarina

    ResponderEliminar
  3. Creo que soy "a quien corresponde" , tengo mis dudas, las referencias no son del todo claras, creo que editaste el articulo, creo que mi nombre andaba por ahi y ahora no.

    No fue el trabajo o el dinero, fue que un día me enfade contigo y no supe porque , aun sigue siendo una incognita

    Por lo que leo, se que soy una persona distinta no me reconocerias, aunque por fuera lusco casi igual, renaci o revivi, pero sigo medio muerto por dentro insertado en pleno centro de la vida, esperando un@ hij@, trabajando para una corporacion desalmada que fabrica tarjetas plasticas bañadas en sangre de bebes(jeje trabajo para un banco)

    ey! ojala si se te haya salido el hastio, seguro que si.

    Nos amamos, no lo se, nunca lo sabremos. Creo que algo nos falto, qué? lo ignoro.


    Hola y adios, historia sin contar, historia sin final, historia sin adios, no se porque hoy vino a mi mente la "flor venado" y supe que estarias aqui

    Yo estoy en ningun lado... JA!

    H.

    ResponderEliminar
  4. :s me quiero moriiiirrr!!!!!! no la verdad es que no, pero que pena que veas esto ... mejor dicho que pena que veas lo dramática que me puse te juro que juré que jamás lo verías, porque nunca visitaste mi blog
    el texto no tiene ninguna modificación, nunca puse tu nombre

    Qué importa ya lo que faltó, si nos amamos o no, simplemente creamos una historia de tantas en este mundo. En efecto se me quitó el hastío, ya no duele y mis palabras se cumplieron porque me volví a enamorar y volví a llorar y de nuevo me enamoré y otra vez lloré, uno siempre termina sanando.

    ResponderEliminar

Si hay la necesidad...DESEMBUCHA!